.

.

22 de junio de 2008


El dasein es ante todo un actor. Lo trascendental y lo empírico no se pueden separar. El dasein es un ser mortal, volcado al porvenir, la muerte es la posibilidad que hace que se acaben todas las demás posibilidades. Lo que el dasein escucha es "la voz de la moral".

El problema es que no hay criterio moral, debe darse a sí mismo el criterio, pero el dasein huye de esa situación porque es angustiosa...

La angustia de la libre elección...

agonizando... tanto como Genet ^^

...

5 comentarios:

Khiara dijo...

No entiendo nada, pero al menos recozco a Azorín que por cierto da mucho miedo en ese dibujo ^^

Tirso y Ful dijo...

No entiendo nada Akane, aunque si entras en este blog tu tampoco entenderás nada. Te presento mi blog compartido:

Hazañas Irónicas de Ayer y Hoy (hasta las 9 y cuarto)

Piluky dijo...

Son tiempos de angustia. Más que por el hecho de ser-para-la-muerte :P, por el hecho de ser-carnaza-de-profes-que-quieren-que-no-tengamos-vacaciones :)

¡Mucha suerte en el examen del martes!

Anónimo dijo...

Ella me dice que un tal Descartes dijo
"pienso luego soy"
y luego Lacan le enmendó la plana diciendo
"pienso luego no soy"
yuxtapuestamente, servilletamente,
ferroviariamente.
Y yo pienso que dije, digo,
que diré
precisamente en el próximo verso
que la vida me fue muy generosa
porque la tengo a ella
¡e incluso tengo algunos enemigos!

Anónimo dijo...

Ella me dice que un tal Descartes dijo
"pienso luego soy"
y luego Lacan le enmendó la plana diciendo
"pienso luego no soy"
yuxtapuestamente, servilletamente,
ferroviariamente.
Y yo pienso que dije, digo,
que diré
precisamente en el próximo verso
que la vida me fue muy generosa
porque la tengo a ella
¡e incluso tengo algunos enemigos!