.

.

6 de septiembre de 2008


en una torre de cristal alguien, comentan, intentaba gritar, gritar hasta que se le oyese. Hasta que no fuese más que parte de ese sonido, de ese amargo intento de volverse nada... volver a ser libre, como lo era ayer (:

1 comentario:

Anónimo dijo...

Si pudiera elegir
sólo un deseo
pediría vivir
siempre cerca del cielo.
Un cielo tan real
como el abismo,
en una guerra tan cruel
como la de uno contra uno mismo.


¿Querrás consentir
a quien quiere vivir así,
como Sísifo?