.

.

11 de noviembre de 2008


"A veces, cuando me aburro, pienso en maneras de morirme. Bueno, no necesariamente cuando me aburro. Esas ideas me vienen a veces. No es pensar en la muerte, sino en maneras concretas de morirse:Voy por un supermercado lleno de gente, un viernes por la tarde, empujando el carrito y me viene el flash. ¿Y si me desplomo aquí mismo entre toda esta marabunta de compradores y me muero? Intento imaginar lo que haría esa chica de ahí delante; aquella mujer gorda de ahí detrás; el hombre ese calvo y con gafas que examina ahora mismo un tarro de mermelada alzándolo hacia la luz; y los niños... ¿cómo reaccionarían los niños? Pensarían que era una broma, supongo.Hay tantas maneras de morirse... Están las de siempre: cáncer, infarto, pancreatitis, apéndice rupturado, embolismo pulmonar. Y las de origen traumatológico: accidentes de coche, despeñamientos, caídas del balcón mientras tiendes la ropa, o a causa de una tremenda borrachera, o cortado en pedazos por una máquina de segar, o tragarse un hueso de pollo y asfixiarse, o una herida mal curada, o un berrinche que te hace estallar una vena o te abre definitivamente la úlcera.Todos nos vamos a morir. ¿Cuándo llegará el temido momento? No lo sé. Podría ocurrir aquí mismo mientras escribo, o encendiendo una mañana un cigarrillo y abriendo las venecianas para que entre la luz del sol. Me quedaría tirado probablemente en medio del suelo. Un hilillo de saliva, tal vez, colgándome de la comisura de la boca. Y la colilla, humeando en la alfombra, creando un círculo negro y chamuscado a su alrededor."


Texto: Roger Wolfe.
Recita: Diego Vasallo.

3 comentarios:

Miguel dijo...

Seguramente hay infinitas maneras de morirse e infinitas escenas de nuestras misma muerte también. Pensar en morirse es tiempo de energía malgastado en algo que es irreversible. Somos limitados mentalmente a la muerte, por ende, y ante tal limitación profunda y drástica: ¿para qué pensar en ello?.

Saludos Miss...

Khiara dijo...

Me gusta...! muas

Víctor Manuel Sanchis dijo...

Un bel morir tutta la vita onora, o algo así decía Petrarca. Y en parte tenía razón, una muerte "bonita" te puede hacer pasar a la posteridad :)
¿Cómo quereis morir?
Larra se pegó un tiro por amor y por desilusión política
José asunción silva un tiro en el corazón porque su vida fue un fracaso, dejó abierto un libro de D'Annunzio...
Otros después de leer las desventuras del joven Werther se suicidaban por desamor, como el protagonista...
Garcilaso en plena batalla atacó él solo un castillo en acto suicida y lo mataron de un pedrazo...
A Fray Luís lo enterraron vivo, era cataléptico!
Seguiré informando!
¿has pintado la luna de amarillo?