.

.

4 de febrero de 2009

Vivían en Norteña,
una ciudad costera
donde la mar era gris
y la lluvia eterna.
Ella pasaba frío
apenas la noche llegaba.
Con una manta a cuadros
él la arropaba.
Prometieron quererse
mientras el frío existiera.
Él la llamaba Ana La Friolera.
Tuvieron un riña
y él la dejó marchar.
Supo que no volvería;
no vuelve la ola al mar.
Ella pudo llevarse
todo lo que tenía
pero dejó olvidado
el frío que sentía.
Ahora, bajo la manta a cuadros,
él trata de coger el sueño.
Desde que ella se marchó
allí siempre es invierno.
Y la buscó sin descanso
desde San Pedro a Las Mestas.
Teme morir congelado
una noche de estas.
La gente me llama insensato,
yo aún doy mi vida entera
por sólo una noche
con la chica friolera.
añada de ana la friolera. Nacho Vegas.
15 dias & no más invierno (:

2 comentarios:

5minutos dijo...

"De pequeño me enseñaron a querer ser mayor, de mayor voy a aprender a ser pequeño. Y así cuando cometa otra vez el mismo error quizás no me lo tengas tan en cuenta"

Contra-ataque Bumburiano jiji

"con alas de cera me escapé"

Buen fin de semana botones!!

Pilar Contreras Moreno dijo...

Preciosoooo Ana la Frilera...