.

.

30 de mayo de 2010



Engáñate del todo, para siempre...
Para no recordar, para no saber cuándo y por qué...
Para, sin pensar, creer libremente en el engaño...
Para ir tras alguien al azar en la oscuridad...

Y no saber quién vino, quién me vendó los ojos,
Quién me guía por intrincados mundos misteriosos,
De quién es el aliento que arde en las mejillas,
Ni quién me aprieta fuerte la mano entre su mano...
Que los que despierten, vean sólo noche y bruma...
Engáñate y cree tú mismo en el engaño.


Maximilian Voloshin

1 comentario:

5minutos dijo...

me gusta ^^