.

.

30 de noviembre de 2013

Figuras del destino


Un intenso placer embarga al lector de las viejas historias en las que resuena un murmullo familiar, un ritmo que desemboca en un desenlace ya conocido, una estructura en la que, con más o menos variantes, se insertan unos sucesos que forman pare de nuestra propia vida, leída justamente a través de ellos. Es el placer del reconocimiento, porque si es grande el que se experimenta con la novedad, un sabor muy particular posee el que acompaña la recepción de lo antiguo. En él se afianza la sensación de verdad y, sobre todo, la felicidad que acompaña siempre la recuperación de lo perdido o de lo olvidado.  

Victoria Cirlot- Figuras del destino. Mitos y símbolos de la Europa medieval

No hay comentarios: